YuMi se sube al escenario

14-09-17

Como en cualquier otro concierto bajo el techo cubierto de frescos del maravilloso y elegante Teatro Verdi en Pisa, Italia, los músicos sentados permanecen atentos, los instrumentos preparados, todos los ojos fijos en el Maestro. Los solistas de pie y dispuestos también, esperando a que el director levante la batuta para empezar la representación. Pero esta vez no se trata de un concierto más ni de un director normal. Esta vez, YuMi de ABB, el primer robot colaborativo de dos brazos del mundo, será quién dirija a la orquesta.

Eso fue lo que se vio la pasada noche, cuando YuMi dirigió al tenor italiano Andrea Bocelli en una obra de Verdi en un concierto benéfico celebrado en la gala del Primer Festival Internacional de Robótica. Más de 800 invitados ilustres de todo el mundo disfrutaron del concierto titulado “Un soplo de esperanza: del Stadivarius al robot”. Entre los asistentes a esta representación especial estaba el CEO de ABB Ulrich Spiesshofer, bajo cuyo liderazgo se desarrolló YuMi, mientras él era el responsable de la transformación radical del negocio de robótica de la compañía.

En uno de los teatros de tradición italiana más maravillosos, el maestro Bocelli cantó con YuMi dirigiendo “La Donna è Mobile,” la famosa aria del “Rigoletto” de Verdi. YuMi seguía dirigiendo cuando la solista Maria Luigia Borsi interpretó el aria clásica para soprano “O mio babbino caro” de la ópera “Gianni Schicchi” de Puccini. Para terminar, YuMi también dirigió un pasaje del intermedio de Mascagni, de la ópera “Cavalleria Rusticana.”

A lo largo de un intermedio de 15 minutos en el programa vespertino, este acontecimiento único demostró que la colaboración entre humanos y robots puede funcionar perfectamente.

El maestro Bocelli, estuvo eufórico alabando el resultado: “Ha sido divertidísimo trabajar con YuMi, el robot colaborativo de ABB. Se ha demostrado que un robot puede realmente llegar a dirigir una orquesta, pero siempre contando con la colaboración de ingenieros de gran talento y de un director de orquesta humano. Felicidades al equipo que lo ha logrado”.

El CEO de ABB Ulrich Spiesshofer declaró tras la interpretación: “Creo que esta noche estamos de verdad haciendo historia y escribiendo el futuro de las aplicaciones robóticas. YuMi ha demostrado lo intuitiva y capaz de auto aprendizaje que esta máquina es, y también lo maravilloso de nuestro software con su capacidad de aprender los movimientos del director de la orquesta, de captar la música y de realmente dirigir a todo un equipo”.

La dirección de una orquesta es una de las más elevadas formas de arte; se trata de dar forma a las diferentes voces de los músicos, para crear una única expresión al servicio del compositor. YuMi es una de las formas más elevadas de tecnología robótica, que está cambiando la forma en que el mundo contempla la colaboración entre robots y humanos. Las dos formas confluyendo tan armoniosamente durante la interpretación, constituyen un testimonio de la manera cambiante en que los humanos y las máquinas pueden trabajar juntos de formas totalmente nuevas.

El maestro Andrea Colombini, director de la Lucca Philharmonic Orchestra, que ayudó a preparar a YuMi para la representación, estaba entusiasmado con la sofisticada tecnología de YuMi. Afirmó que: “La creación de las interacciones entre el codo, el antebrazo y la muñeca del robot, aprovechando su versatilidad en repetidos y exigentes intentos de descomponer los tiempos de los compases, funcionó muy bien”. Los matices gestuales del director se han reproducido con éxito a un nivel que él mismo creía imposible.

YuMi alcanzó un alto nivel de fluidez en el gesto, con una increíble suavidad en el tacto y gran expresividad de matices. Se trata de un increíble avance teniendo en cuenta la rigidez de los gestos de los robots anteriores, que demuestra lo fácilmente que YuMi puede ser programado para hacer los trabajos más delicados en montajes electromecánicos.

La actuación de YuMi fue desarrollada en dos etapas. En los ensayos, los movimientos de Colombini se captaron con un proceso llamado “programación guiada”, mediante el cual los dos brazos del robot son guiados para seguir los movimientos con gran nivel de detalle; estos movimientos fueron posteriormente grabados. El segundo paso fue el ajuste fino de los movimientos con el software RobotStudio de ABB, mediante el cual los movimientos se sincronizaron con la música. Gracias a la experiencia técnica de ABB, la programación guiada permitió a Colombini centrarse en hacer lo que sabe hacer mejor: dar vida a la música.

El primer Festival Internacional de Robótica ha sido un acontecimiento para divulgar el conocimiento de la robótica y de las aplicaciones robóticas, incluyendo robots colaborativos industriales como YuMi.

Aunque con esta interpretación se muestra una visión prometedora del futuro, es improbable que los robots lleguen a ser capaces de combinar la erudición, la maestría, la técnica, la capacidad interpretativa y el carisma de un director de orquesta humano. El objetivo simple es desarrollar robots industriales que sean más fáciles de utilizar, y que hagan mejor sus tareas sin necesidad de intervención humana.

De la misma forma que YuMi fascinó al Maestro, los robots aportan experiencias únicas y emociones a sus mundos.

El primer Festival Internacional de Robótica en Pisa, Italia, que tendrá lugar del 7 al 13 de septiembre tiene por objeto divulgar estas tecnologías y desarrollar sus capacidades en todas las áreas y aplicaciones. Para hacer realidad este acontecimiento único y global, se ha requerido la participación de instituciones, universidades, museos, fundaciones y muchas entidades de investigación. El amplio programa incluye conferencias y debates, tanto científicos como didácticos, una película, exhibiciones educativas de robótica, y demostraciones de robótica aplicada.






      • Twitter
      • Facebook
      • LinkedIn
      • Weibo
      • Imprimir
      • E-mail
    seitp202 f0240d7f7cc07420c125819b0030543b