ABB ayuda a multiplicar por diez la capacidad de la plantilla de una fábrica de avena

13-11-2017 - Tate&Lyle, proveedor global de ingredientes y soluciones, ha modernizado su planta de procesamiento de avena en Suecia con tecnología ABB.

Cuando Tate&Lyle PLC adquirió en 2013 Biovelop, un fabricante sueco de componentes alimentarios derivados de la avena, modernizó y amplió su fábrica de Kimstad (Suecia) con variadores de frecuencia, motores, centros de control de motores (MCC) y posicionadores de válvulas de ABB. En 2016 se celebró una ampliación de la capacidad y, puesto que se acerca el primer aniversario de la remodelación de la planta, los resultados son difíciles de obviar.

El mercado global de componentes alimenticios especiales, incluidos productos dietéticos y cosméticos, es potente y sigue creciendo, con unas ventas anuales de 51 mil millones de dólares1 y un crecimiento anual del 4-5%2. Los ingredientes de avena participan activamente en esta tendencia, ya que ofrecen determinados beneficios nutricionales y funcionales. En concreto, la avena contiene betaglucanos, una fibra soluble que ha demostrado disminuir el colesterol y reducir la respuesta glucémica postprandial, hechos que ha confirmado la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Estas propiedades del cereal son las que han hecho que este sector fuera tan atractivo para Tate&Lyle cuando decidió diversificar su cartera.

"Hemos observado que la capacidad se ha multiplicado por más de diez comparada con hace cuatro años empleando al mismo número de trabajadores por turnos", señala Annika Werneman, directora de planta de Tate & Lyle. "Es un cambio enorme en tan poco tiempo y significa que nos hemos transformado de una planta de bajo rendimiento en un centro de producción capaz de suministrar productos de alta calidad a nuestros clientes en todo el mundo".

Las tecnologías de automatización operan equipos de procesamiento de alimentos críticos como bombas y decantadores, y la maquinaria de manipulación de materiales también se utiliza para transportar los productos secos. ABB suministró los equipos de automatización, incluidos 85 variadores de frecuencia con diferentes rangos de potencia que van desde 0,37 kW a 55 kW, así como su centro de control de motores modular MNS 3.0 y motores de baja tensión. ABB también aportó 44 posicionadores electroneumáticos digitales TZID-C con protocolo Hart para válvulas de control.

"Necesitábamos un proceso muy automatizado y que pudiera trabajar las 24 horas del día y los siete días de la semana durante todo el año", añade Werneman.

Esto se tradujo en la creación de un sistema que permitiera a los ingenieros de Tate&Lyle interactuar digitalmente con el sistema, poner en marcha los dispositivos y diagnosticar cualquier desviación o fallo desde cualquier lugar del mundo. De este modo, no solo se contribuía a asegurar la coherencia operativa, sino también a reducir el coste total del propietario al permitir a la plantilla gestionar los procesos sin estar físicamente presentes en cada planta.

Esta interactuación es posible gracias a que ABB incluyó en los convertidores de frecuencia la supervisión remota y la flexibilidad de bus de campo (un bus de campo es un tipo de control de red informatizado).

"Me parece perfecto que ABB diseñara el equipo de forma que el bus de campo responsable del control de dispositivos esté separado del bus de campo usado para la gestión de activos", explica Leo Dijkstra, jefe del equipo Power&Controls Europa en Tate&Lyle. "De este modo se garantiza que pueda realizar cualquier cambio en la configuración de los dispositivos sin el riesgo de que falle toda la red".

En Tate&Lyle no solo confieren gran importancia a lo que quieren hacer, sino también a cómo hacerlo. "Trabajamos sin descanso allí donde podemos para reducir la huella medioambiental de nuestra actividad", afirma Dijkstra. ABB estaba muy bien posicionada para ayudar en este sentido, ya que ha desarrollado una cartera de productos y soluciones que mejoraran la eficiencia energética industrial.

"Tan solo en nuestras aplicaciones de bombas utilizamos hasta un 50% menos de energía gracias a variadores de frecuencia, que llevan funcionando sin parar desde hace dos años sin un solo fallo", continuaba Dijkstra. "Y lo que es más, ABB suministró los equipos con tal rapidez que tuvimos los primeros variadores al cabo de pocos días".

Si bien el centro de servicios de ABB más cercano está a tan solo diez minutos de la fábrica de Kimstad, las flexibilidades del bus de campo de los convertidores de frecuencia permiten a Tate&Lyle confiar en su propia platilla para manejar los equipos de ABB a distancia.

"Nuestro trabajo con Tate & Lyle ilustra los beneficios de la digitalización, que puede aportar un alto grado de productividad y un incremento de la producción en instalaciones ya existentes", explica Petter Hollertz, jefe de ventas de zona en ABB. "También demuestra lo que puede lograr un excelente trabajo de equipo, ya que en este proyecto colaboramos como auténticos socios".

ABB (ABBN: SIX Swiss Ex) es un líder tecnológico pionero en equipos de electrificación, robótica y cinemática, automatización industrial y redes eléctricas, para clientes de servicios públicos, industrias y transportes e infraestructuras en todo el mundo. Continuando sus más de 125 años de historia de innovación, ABB en la actualidad está escribiendo el futuro de la digitalización industrial y está impulsando la revolución energética y la cuarta revolución industrial. ABB opera en más de 100 países y tiene unos 136.000 empleados. www.abb.com

Tate&Lyle es un proveedor de ingredientes y soluciones para la industria alimentaria y de bebidas y otros sectores, con sede en Reino Unido y presente en más de 30 emplazamientos en todo el mundo. Su amplia gama de ingredientes y soluciones ayudan a enriquecer los alimentos con fibra, a reducir el azúcar, las calorías y la grasa, y a mejorar la textura, sin que afecte al sabor del alimento. Para obtener más información, visite www.tateandlyle.com

1HS 2014; Speciality Chemicals update Program: Food Additives; Leatherhead 2014: The Global Food Additives Market; y otras fuentes
2Leatherhead; LMC International; Análisis de la Sociedad; datos de 2013, CAGR a cinco años 2009-2013.



      • Twitter
      • Facebook
      • LinkedIn
      • Weibo
      • Imprimir
      • E-mail

    Contacte con nosotros

    Más información
    seitp202 5faed9fd14d61d07c12581d70035ad02